Luego   de   su   llegada   a   Comayagua,   en   el   2001,   el periodista   César   Salatiel   Martínez,   imbuido   en   un objetivo      visionario      encuentra      apoyo      en      el empresario    de    la    comunicación,    Esteban    Medina, propietario   de   Canal   34,   inicia   un   programa   en   el horario   de   las   seis   de   la   tarde;   un   telenoticiario denominado   Tele-Noticias   Comayagua   “TNC”,   en   el cual   fungió   como   coordinador   hasta   a   finales   del 2002.   César   Martínez,   con   una   fuerte   tendencia   a   la prensa    escrita    decide    lanzar    un    periódico    en    la ciudad     de     Comayagua,     no     contaba     con     el financiamiento,   solo   con   el   entusiasmo   de   querer hacer   periodismo   escrito.   Así   surge   la   historia   del periódico La Verdad. “La    Verdad”    nace    con    un    eslogan    “La    Palabra    al Servicio   de   la   Nación”,   hasta   ese   entonces   era   una empresa   que   contaba   con   un   producto   imprimible de   32   páginas,   tamaño   tabloide,   tenía   como   casa editora    “El    Heraldo”    ubicado    en    la    ciudad    de Tegucigalpa.   Nació   en   2002   bajo   la   responsabilidad de   César      Salatiel   Martínez   y   el   empresario   Javier Humberto   Martínez,   luego   cambia   de   socios   con   el periodista   Eduardo   Valladares   y   su   fundador.   En   ese entonces     el     periódico     mensual     contaba     con colaboradores:     Los     periodistas     Patricia     Guillen, Vidal   Armando   Andino,   en   la   parte   administrativa Juan   Carlos   Martínez      y   Luz   Marina   López,   en   el control   de   venta   Edgardo   Palacios   y   Manuel   Ochoa. Se    imprimieron    24    ediciones,    durante    dos    años, luego    desaparece    del    mercado.    A    principios    del 2004,     La     Empresa     La     Verdad,     adquiere     una maquinaria   de   impresión   para   formato   9x13,   en   ese año    fueron    impresos    un    aproximado    de    ocho ediciones.   No   obstante   fue   insostenible,   los   costos operativos   absorbieron   la   capacidad   financiera,   la empresa llega al colapso parcial a finales del 2004. Un   16   de   octubre   de   2006   surge   nuevamente   La Verdad,   ahora   más   vivas,         después   de   los   dos   años, durmiente,   fuera   del   redil   periodístico   y   comercial, la   empresa   adquiere   un   espacio   de   una   hora   en canal   55   de   Comayagua   y   se   genera   La   Verdad   tv, de    la    mano    del    empresario    de    la    comunicación Denis    Roberto    Velásquez    y    el    periodista    César Salatiel   Martínez.   Para   el   2006,   el   programa   que ahora   es   La   Verdad   tenía   por   nombre   “En   La   Mira”, por peticiones del gerente general de canal 55. Sin   embargo,   el   principal   promotor   de   la   empresa por   motivos   de   originalidad   incurre   en   suprimir   ese denominativo   del   mercado,   logrando   de   inmediato incorporar     un     nombre     informativo     como     “La Verdad”;    es    así    que    el    gerente    general    de    la empresa   no   dudo   al   lanzar   nuevamente   al   mercado este   proyecto   tecnológico   que   se   ha   convertido   en un   símbolo   del   progreso   periodístico   de   la   zona central de Honduras.
Pero   en   el   2010,   César   Martínez   logra   mantener   un contacto   con   la   empresa   editora   El   Heraldo,   de   ahí que   el   periódico   La   Verdad   incursiona   en   un   nuevo camino,   más   seguro   con   un   personal   periodístico, administrativo,              acompañado       con       nuevas tecnologías    que    ayuda    al    sostenimiento    de    la Agencia   de   Publicidad   y   Noticias   La   Verdad,   APNLV, más    consolidada,    con    nuevos    productos    como: televisión,   prensa   escrita,   luego   página   web   y   redes sociales. Nueva Filosofía La     filosofía     social     y     financiera     del     proyecto periodístico   es   crecer,   sin   importar   los   cambios   que han de venir. Seremos   una   empresa   que   reúna   todo   el   estándar de     calidad     en     la     producción     televisiva     local, nacional   e   internacional,   de   la   mano   de   personal capacitado,   profesional   en   dicha   área.   Necesitamos convertir   nuestras   flaquezas   en   fortalezas   teniendo como   expectativa   la   producción   y   productividad   y nuestro    punto    de    apoyo    es    seguir    de    cerca    la organización   y   la   descentralización   de   funciones.   Si bien,   la   publicidad   y   la   información   son   dos   puntos que   conducen   a   la   empresa   a   un   solo   fin,   cada   una demanda   de   responsabilidades.   La   calidad   es   una responsabilidad   y   una   satisfacción,   ambas   acciones producen    un    compromiso    directo    con    nuestros clientes   y   un   estimulo   al   hacer   bien   las   cosas   en Honduras,   teniendo   como   un   fiel   reflejo   y   el   mejor de   los   conceptos   de   la   ciudad   que   nos   vio   nacer   y crecer.    No    existe    motivo    alguno    para    dejar    de pensar   en   el   futuro,   cimentando   las   bases   con   un concreto    sólido    en    el    presente,    la    marcha    es incontenible. Creemos   que   la   responsabilidad   y   la   disciplina   son los   bastiones   que   no   dejarán   de   la   mano   el   proceso de crecimiento de La Verdad. La   mano   de   Dios   y   la   sabiduría   dada   al   hombre hacen    crecer    la    esperanza    en    la    cual    muchos hondureños   se   ven   involucrados   en   estos   proyectos que   son   la   base   para   el   desarrollo   de   esta   nación. En   la   actualidad   van   115   ediciones   de   el   periódico La    Verdad,    esto    significa    esfuerzo,    dedicación    y deseos   de   hacer   las   cosas   bien   para   contribuir   a través   de   la   comunicación   con   el   desarrollo   de   la sociedad.    Hoy    nos    lanzamos    no    a    una    nueva aventura,   sino   hacia   un   nuevo   proyecto   digital   de prensa   hablada   y   escrita   basado   en   la   experiencia obtenida,    la    capacidad    de    nuestro    equipo    y    la seguridad   de   triunfar   que   solo   es   posible   a   través del     trabajo.     Es     decir,     estamos     hablando     de aprovechar   la   utilidad   de   esta   mega-   plataforma   de la comunicación moderna.
HISTORIA DE “LA VERDAD”